Mesas de plaza que recargan celulares

  • 0
Mento se dedica al diseño y la fabricación de mobiliario urbano antivandálico, con el propósito de aumentar la vida social en ciudades y el uso de los espacios públicos pero también disminuir la contaminación. “Trabajamos con intendencias, organismos públicos pero al sector privado lo incluimos también como parte de los clientes”, afirmó su fundadora, Sofía Orellano.
Luego de cerca de tres años inmersos en el rubro, Orellano cree que han podido alcanzar los objetivos que se propusieron al inicio del emprendimiento. “Hoy estamos concretando una posible internacionalización pero también hemos crecido, significativamente, en la cantidad de productos ofrecidos”, señaló.
Quizá ya era difícil imaginarse un mobiliario ergonómico y minimalista de hormigón pero luego de haber concretado este objetivo, el equipo de Mento quiso ir un paso más allá e incorporó Internet of Think (loT) o Internet de las Cosas, llegando a tener ocho productos en total. Una de las elaboraciones más destacadas de esta línea es la mesa “Egg ioT” que incorpora un panel solar conectado a sensores, lo que permite alimentar dos puertos USB con el fin de que se pueda cargar cualquier dispositivo tecnológico si se lo desea. “Además estas mesas son capaces de conectarse a una red inalámbrica del lugar, suministrando información de big data que provee datos sobre la humedad y cantidad de energía solar recibida”, aseguró Orellano.
Actualmente trabaja con dos modalidades principales de venta: prefabricados o a través de la venta de licencias de fabricación. Esta última opción, según dijo Orellano, es más innovadora, económica y sustentable.
“De esta manera se provee capacitación y seguimiento a nuestros clientes con el fin de que se incremente la calidad del producto”, destacó. La Intendencia de Canelones es uno de los principales clientes de esta modalidad, lo que permite que los empleados de Mento compartan ideas con los funcionarios municipales además de que “los talleres de premoldeado que posee Canelones son de excelente calidad, permitiendo un amplio uso”, afirmó Orellano.

Más prestaciones

Una mesa de Mento es capaz de suministrrar diferentes datos. Por ejemplo, en caso de que la mayor parte de la gente acuda al espacio público, por ejemplo, entre las 17 y las 19 horas y la iluminación del lugar sea insuficiente, el cliente lo va a saber gracias la transmisión de los datos que provee la mesa. “También se puede controlar por día, entonces se obtiene una comparación temporal”,explicó la emprendedora. En caso de tener estas unidades instaladas en más de un espacio se puede llegar a comparar los distintos lugares y ver qué prestaciones ofrecen en cada momento del día.
Asimismo, cada vez se nota una demanda mayor para la recarga de dispositivos electrónicos. “Los gobiernos departamentales demandan ideas innovadoras para tener un diferencia a la hora de ofrecer prestaciones a sus ciudadanos”, dijo Sofía Orellano.
En cuanto a la fabricación de productos se debe contemplar el tamaño del proyecto que se quiere llevar adelante. “Hemos tercerizado trabajo pero también contratado a trabajadores particulares”, comentó Orellano.
Si bien el equipo ha considerado crear su propia fábrica, cree que la modalidad de que “el cliente pueda crear el producto” es algo novedoso y que no se ve en lo cotidiano del mercado. Además permite trabajar en conjunto, alineándose con lo referente a la economía colaborativa. De igual manera, la empresa posee un equipo de dos personas fijas además de Sofía Orellano; el ingeniero industrial, Álvaro Casal y el encargado de loT, Luciano Jardín.
La dueña de Mento considera que la competencia es casi nula porque “se eligen productos de otra calidad, muchas veces importados”. A su vez considera que son pocas las ofertas que combinen el diseño, el anti vandalismo o la ergonomía.
En este sentido, los materiales usados por la compañía son sustentables y anti-graffiti, salvo en los casos donde se utiliza tecnología ioT porque se requiere de un mantenimiento mensual o bimensual para asegurar el buen rendimiento del producto.
Se utilizan pigmentos inorgánicos que no se decoloran con el sol. Para el armado de los muebles se incorpora una “doble armadura”: una en metal y otra en fibra de vidrio añadida a la mezcla. “Todo esto es la gran diferencia que ofrecemos dentro del mercado”, concluyó Orellano.

Varios objetivos en el horizonte

Si bien Mento comenzó con el objetivo único de ser una solución minimalista hecha de materiales tradiciones que permitieran una alta durabilidad con el fin de ahorrar, tres años después de su lanzamiento su fundadora decidió añadir la tecnología a los productos.
Con el fin de que los espacios públicos sean más amenos y sigan utilizándose, la compañía se define como una solución innovadora que se adapta a la época que se vive en la actualidad .
En el corto plazo esperan lograr internacionalizarse y llegar a mercados por fuera del Uruguay.